septiembre 24, 2022

Somos Cultura TV

Todos somos cultura.

¿Por qué sacrificaron tres niños cerca del volcán Llullaillaco?

Los Niños de Llullaillaco son tres de las momias mejor conservadas del mundo.

En 1999, un grupo de montañistas y arqueólogos encontraba, a una altura de 6.700 metros sobre el nivel del mar, tres momias de más de 500 años perfectamente conservadas, y pertenecientes a tres niños conocidos como La Doncella (izquierda), El Niño (centro) y La Niña del Rayo (derecha). Las momias habían permanecido bajo unas condiciones medioambientales que permitieron que fueran halladas en la postura exacta en la que murieron, sentados, y con su pelo y sus órganos completamente intactos.
Entre abril y julio y durante tres siglos, los incas trataban de apaciguar a los dioses llevando a cabo un ritual conocido como la Capac Cocha, el sacrificio de niños en honor al dios Viracocha. Para el Capac Cocha cada poblado enviaba uno o más niños al Cuzco, que regresaban a sus localidades para ser sacrificados después de diversas ceremonias. Estos tres niños habrían sido, al parecer, las víctimas de dicho ritual.
Respecto a su muerte, en la actualidad se admite casi por unanimidad que fueron sacrificados siguiendo dicho rito, los niños eran drogados (léase anestesiados) con hojas de coca y otras sustancias, y al quedar inconscientes, fallecían por hipotermia. Eso explicaría la postura en la que fueron encontrados, una postura que les hace parecer dormidos.
Actualmente se encuentran en exhibición en el MAAM (Museo de Arqueología de Alta Montaña) de Salta.